A class of our own, my love

Si hace dos meses alguien me hubiese preguntado a qué grupo rescataría yo de la inactividad para una gira y lo que surja, hubiese dicho que The Libertines, por encima de The Smiths, The White Stripes, y, mal que le pese a mi hermano, por encima de Oasis.
Porque hace dos meses, una de mis espinitas musicales es que yo había llegado tarde para haber vivido el esplendor del post punk revival, los guerrilla gigs, y en definitiva la época de un grupo que terminó antes de que yo fuera consciente de su existencia. 
Por eso cuando empezaron los rumores de una posible reunión se me mezclaron sentimientos porque sabía que sería lejos y yo me iba a tener que contentar con verlo en youtube. Y cuando leí la posibilidad de que además de Londres, acabaran en Benicàssim, no quería creérmelo para no llevarme una decepción. Y por eso también, en el momento que vi que era verdad, ahogué un grito y empecé a temblar con una sonrisa de oreja a oreja. Porque hace dos meses The Libertines eran sólo recuerdos y dos discos de hace una década, y ahora...

Quiero contaros por qué me gustan tanto pero no sé cómo empezar. ¿Por qué le gustan a todo el mundo los macarrones? ¿Es difícil, no? Pues eso.
La primera canción de the libs que yo escuché conscientemente fue Time for heroes, y aún me da alegría escuchar el solo del final. Me encanta la energía que me contagian sus canciones, que me ha hecho bailar por la habitación innumerables veces, y remontar, o sólo subir más alto otras; la relación de Pete Doherty y Carl Bârat, rollito gayer incluido, y hasta un poco la locura de cómo degeneró todo hasta el caos mas surrealista.
Y me apasiona la sensación de autenticidad que me transmiten las letras, como si todo fuera real, y ahora mismo pocas letras consideraría más perfectas que 
"Is it cruel or kind not to speak my mind / and to lie to you, rather than hurt you?  /  Well, I'll confess all of my sins after several large gins, / but still I'll hide from you, /   hide what's inside from you" 
(¿Es cruel o amable no decir lo que pienso y mentirte, antes que hacerte daño? Bueno, confesaré todos mis pecados después de varias ginebras y aún te ocultaré, te ocultaré lo que está dentro)
y no muy lejos de ella
"If you lost your faith in love and music / the end won't be long / because if it's gone for you I too may lose it / and that would be wrong" 
(Si has perdido la fe en el amor y la música el final no estará lejos, porque si se ha ido para ti yo también podría perderla, y eso estaría mal)
que me cuesta horrores cantar sin seguir con
"You know I've tried so hard to keep myself from falling / back into my bad old ways / and it chars my heart to always hear you calling / calling for the good old days" 
(Sabes que me he esforzado para evitar caer otra vez en mis viejas malas costumbres, y me parte el corazón oírte siempre nombrar los buenos viejos tiempos)
Y puede que sea por eso por lo que me creo tanto a The Libertines, porque se me hace muy fácil relacionarlas con la historia de Pete y Carl, como su relación se fue deteriorando por el aislamiento hacia las drogas, la resistencia que se opone a separarse de alguien a quien tienes un cariño inmenso aunque no puedas soportarlo aquí y ahora. 
"Have we enough to keep it together? / Or do we just keep on pretending / and hope our luck is never ending now" 
(¿Tenemos lo suficiente para mantenerlo junto? O sólo seguimos fingiendo y confiamos en que nuestra suerte no se acabe esta vez).
Y a la vez que puedo (o creo) ver todo lo que pasó entre ellos, puedo ver reflejadas cuestiones que simplemente te plantea la vida. Y así es cómo para mí, What became of the Likely Lads? es una canción sobre todas aquellas cosas que quise hacer un día, o los aspectos de la persona que en algún momento quise ser, y que por un motivo u otro ahora no sé muy bien dónde encontrar.
"What became of the Likely Lads? / What became of the dreams we had? / What became of forever? / What became of forever? /We'll never know!"


Me dice el Sub que él no soporta a Doherty y le dan ganas de abofetearlo fuerte. A mí lo que me pasa es que cada vez que lo veo en un plano corto me da penica y la sensación de que podían usar su cara en una campaña para enseñar lo mala que es la droga.
Y aún así, y siendo yo una chica muy sana, estoy casi segura de que los dos discos que tanto me gustan no hubiesen nacido sin la contribución de las drogas, y por eso cuando yo me planteaba a qué grupo rescataría de la inactividad para una gira y lo que surja, me surgía otra dilema: por si no lo habéis notado hasta ahora, a mí me encantan The Libertines y estoy encantada de que vuelvan a reunirse, pero por otro lado no sé muy bien hasta qué punto puedo querer algo, si sé que en algún modo eso puede estar destrozando la vida de alguien.
De momento Pete y Carl vienen al FIB, y hasta entonces yo le estaré pidiendo a Dior que a nadie le de un chungo por sobredosis antes.


posted under | 7 Comments

Noticias

Este mediodía he llegado muy enfadada a casa, pensando que hoy sí, hoy escribía esa entrada sobre feminismo que llevo rumiando meses. 
Hoy estaba guerrera y quería dejar claro que si algún día alguien se atreve a discutir "flojito" conmigo porque soy mujer, sentirá ese genio que dice mi madre que tengo, muy alto y muy de cerca.
Pero entonces he visto esto, que me da más rabia.


Porque que un niño tenga una enfermedad grave siempre será algo que a mí me parece terriblemente injusto, y puedo imaginarme que como padre, lo que más quieres es que tu hijo esté bien aunque sabes que no lo está, quieres que tenga todos los cuidados posibles y que sea feliz, y poder darle los medios para que consiga todo eso, y aún así estoy segura de que todo lo que yo me imagine se queda muy corto en comparación con lo que realmente pasan esos padres.
Por eso me imagino también la rabia que tiene que dar ver como tu niño no tiene esos medios, y que las personas que podrían hacer algo para solucionarlo, que deberían hacer algo para solucionarlo, no sólo te ignoran, sino que se niegan a escucharte.
Y no sé cuál me da más miedo, o asco, o pena, si el que se va diciendo que "ni le importa, ni le interesa", o las que dicen que "lo entienden". Porque no sé qué están haciendo si lo entienden, en lugar de intentar arreglarlo, de mostrarles respeto y apoyo a las familias. Porque permitir recortes en sanidad, y luego decir que "lo entiendes" mientras te vas para no escuchar lo que los afectados tienen que decir me parece horrible, irresponsable y de no tener vergüenza, me parece que es tomar decisiones de las que luego no quieres ver las consecuencias ni hacerte cargo de ellas, y eso no puede ser cuando tu trabajo consiste en tomar decisiones. 

Pero igual me estoy confundiendo y lo que me parte el corazón al ver a ese hombre llorando en la puerta son los estrógenos.

posted under | 3 Comments

Edad de veteranos

Para ser justos, la primera persona a la que conocí en la Resi fue Viti. 
Viti era un personaje peculiar. A las dos semanas de estar allí todo el mundo conocía pero nadie sabía a ciencia cierta de dónde había salido, o cuánto llevaba allí, o qué estudiaba, si es que estudiaba, ni siquiera cuál era su verdadero nombre. Lo que sabíamos es que tenía dos dones: el de la omnipresencia y el de la oportunidad, porque no importa a dónde fueras, dentro o fuera de la uni, cuando menos te lo esperabas, aparecía él.
Así, en una de estas, decía, lo conocí el primer día. Yo acababa de subir de despedirme de mis padres en lo que creía el mayor punto de inflexión de mi vida, buscando la llave que acababa de recibir, cuando me sorprendió por la espalda un "¡Uhhh, mira, una novatilla!" en un tono cantarín que dudo pueda olvidar algún día, y tras una conversación de diez minutos comprobé que le había contado mi vida a un veterano del que yo no había conseguido averiguar su nombre.

Viti fue pues, la primera persona a la que conocí, pero Andrea fue la primera amiga que hice en la Resi, con la que di una vuelta estúpida de autobús el segundo día  por coger la línea 10A y no 10B, con la que quedaba para bajar a la tele, y a la que acudía siempre que necesitaba contarle a alguien lo desastre que soy, y lo mal que me organizo, y la cantidad infame de tiempo que pierdo en tonterías como por ejemplo contarle a alguien lo desastre que soy y lo mal que me organizo.
Lo que pasa es que la distancia a veces te separa, y a veces no hacen falta más de un par de kilómetros, así que hacía unos siete meses que no veía a Andrea. Y el día que por fin hablé con ella yo venía de enterarme de una de esas noticias que sientan como un bofetón en frío.
Andrea va a tener un bebé, dentro de una semana, y cuando me enteré entré en shock, porque era el tercer sopapo que me llegaba esa semana sin saber de dónde, porque justo esa mañana me había planteado seriamente no tener hijos nunca, porque últimamente estoy de un tempus fugit que no me aguanto y porque va a tener UN JODIDO BEBÉ.
Y con él me pasa un poco como con Viti, que no sé de dónde ha salido ni qué pretende, pero ya le tengo un poquito de cariño.



posted under | 2 Comments
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal

Lee y descúbrelo ;)

(puedes empezar aquí)

    Mis fans nº1


Recent Comments